Animales abandonados: claves sobre cómo actuar para evitarles una muerte prematura

    El abandono de perros y gatos está a la orden del día aunque está penado por ley. Quienes encuentren a algún animal en esta situación deben seguir determinadas pautas 

    Por Soraya Fernández

    Ocurre constantemente. Dar un paseo o realizar cualquier actividad cotidiana en la vía pública puede depararnos la sorpresa de ver a un perro o un gato en mitad de una calle o junto a una carretera.

    Alergias, embarazos, dificultades económicas o traslados están detrás de muchos abandonos, aunque también hay desalmados que se desprenden de ellos cuando éstos ya tienen cierta edad. Los abandonos de mascotas son, lamentablemente, una constante que aumenta de modo exponencial durante los periodos vacacionales. ¿Qué hacer si tengo una mascota y voy a viajar?. Aunque hay muchas opciones, como guarderías de animales o cuidadores, así como hoteles que permiten mascotas, muchos las abandonan a su suerte sin ningún escrúpulo.

    En el caso de los gatos, el problema aumenta por las colonias descontroladas, lo que hace que el número de felinos callejeros y en muchas ocasiones en muy malas condiciones sea una realidad diaria.

    Por ello es importante saber cómo actuar en el caso de que nos encontremos un animal abandonado, cuál es la manera de proceder y qué pasos seguir para evitarles una muerte prematura.

    El Ayuntamiento de San Roque está preparando la firma de un nuevo convenio con un centro zoosanitario. El que tenía suscrito con una empresa, que ya ha expirado, no ha resultado del todo satisfactorio, según explica a SGplus el concejal de Medio Ambiente, Salud, Limpieza Viaria y Jardines, Juan Serván.

    La recomendación que hace este responsable político es llamar a la Policía Local si nos encontramos algún animal abandonado. “La Policía ya sabe cómo actuar y los pasos a seguir en estos casos”, indica.

    Pero nosotros también podemos ayudar. En el caso de que nos encontremos con un perro o un gato deambulando solos, puede haberse escapado o perdido. Su dueño lo estará buscando. El animal, en estas ocasiones, está desorientado, hambriento y con sed, y su forma de actuar es impredecible. Puede morir atropellado o provocar un accidente.

    En estos casos, lo recomendable es acercarse de manera sigilosa si tiene un aspecto sano y no se muestra agresivo. Hacerlo bruscamente lo asustará. Podemos ofrecerle algo de comida y agua desde cierta distancia hasta que ganes su confianza.  Intentar acariciarlo y sujetarlo sería el paso siguiente, pero siempre que el animal no parezca herido o enfermo. En ese caso siempre hay que llamar a la Policía Local para que lo recojan. 

    Si lleva chapa, ésta desvelará los datos de su propietario para proceder a su localización y devolución. Si no es así se debe llevar a una clínica veterinaria que de manera gratuita comprobará los datos del microchip, que es obligatorio para los propietarios de perros y gatos. 

    Pero puede ocurrir que sus dueños no acudan a recogerlo, lo que se considera abandono y la mascota se envía a un centro oficial.

    Al propietario se le abre entonces un expediente que conlleva una sanción.

    Si no tiene microchip, tanto el veterinario como las autoridades locales pueden dar aviso para trasladarlo a un centro zoosanitario o una protectora de animales. En los primeros, los animales son sacrificados en unos días si no son reclamados por sus dueños o no surgen adoptantes. En las protectoras el sacrificio no es una opción. Son cuidados y alimentados durante el tiempo que sea necesario y se promueve su adopción. Eso sí, las protectoras suelen estar desbordadas y toda ayuda es poca para contribuir a la magnífica labor que realizan.

    Pero también está la opción de que si el animal no es reclamado, quien lo haya encontrado puede acogerlo hasta encontrarle una familia, o adoptarlo, lo que supondrá un final feliz para un animal que ha sufrido una traumática experiencia.

    El abandono es considerado delito

    La adopción o adquisición de una mascota debe implicar un compromiso de por vida. Son seres vivos. Antes de abandonar está siempre la opción de dejar a nuestra mascota en un refugio o una protectora.

     Eso sí, si conoces a alguien que haya abandonado un animal puedes denunciar, ya que el abandono está penado por ley al estar tipificado como delito en el Código Penal español.