Portrait of smart schoolgirls and schoolboys looking at the laptop in classroom

Ciberpadres

Por OLIMPIA TARDÁ, gerente del internacional montessori school Psicóloga infantil, especialista en coaching familiar

La mayoría de las redes sociales tienen los 14 años como la edad mínima de acceso. Sin embargo, la mayoría de los niños tienen su primer smartphone en torno a los 10 o incluso antes, lo que les permite acceso a internet en cualquier momento. Sin embargo, nacer rodeado de tecnología y saber cómo hacer click sobre una pantalla no implica que se conozcan los peligros ni el potencial de la tecnología ni de las redes sociales, dice María Lázaro en su libro Redes sociales y menores. Por ello, sus figuras de referencia tenemos que enseñarles a relacionarse de manera saludable en redes y a identificar, prevenir y gestionar los posibles riesgos, así como a hacer un uso crítico y positivo de las mismas. 

Los riesgos más comunes a los que pueden enfrentarse nuestros hijos al navegar por internet son:

1. Acceder a material que no es adecuado para su edad de carácter sexual, violento, relacionado con las drogas, los juegos de azar, etc. Los niños pueden toparse con este tipo de contenidos mientras buscan información, juegan o ven un video, ya que en muchas ocasiones aparecen en forma de banners, pop-ups o enlaces publicitarios que les derivan hacia otras páginas web.

2. Ciberbullying. Es el acoso digital entre iguales. Acosador y víctima suelen ser de la misma edad.  Conlleva amenazas, insultos, vejaciones, creación de perfiles en redes sociales suplantando la identidad de la víctima y asociándola a contenidos vejatorios, etiquetado de fotografías con intención ofensiva hacia la víctima…

3. Grooming. Es el acoso hacia el menor procedente de una persona mayor con finalidad sexual explícita o implícita. Por norma general, un adulto desarrolla una serie de acciones para ganarse la confianza del niño con el fin de obtener concesiones de índole sexual. Suelen incluir actuaciones que van desde un acercamiento  hasta chantaje para obtener imágenes comprometidas del menor y, en casos extremos, pretenden un encuentro en persona.

4. Sexting. Se produce cuando se envían fotografías, audios o videos de carácter sexual, generalmente a través del teléfono móvil y, normalmente, a personas de confianza información sin saber el uso que luego estas personas puedan hacer de tales imágenes.

5. Revelar datos de índole personal a través de las redes tales como dirección, teléfono, centro escolar …puede ser muy peligroso y, a menudo, es algo que nuestros hijos pueden hacer de manera inconsciente en una conversación de chat.

Así las cosa, nos toca aprender y convertirnos en ciberpadres que estén al tanto de qué redes usan nuestros hijos, quiénes son sus amigos en internet, qué publican, hablar con ellos sobre los riesgos y el uso correcto de redes, mantener la webcam apagada, instalar antivirus y sistemas de control parental , y sobre todo hacer saber a nuestros hijos que tienen que comunicarnos cualquier mensaje o situación que les incomode. 

La fundación Alia2, cuyo objetivo es concienciar a padres y educadores sobre la importancia de la correcta utilización de las redes sociales y el uso seguro de internet, ha elaborado un código cibernético para que los niños entiendan y asuman sus responsabilidades que nos puede ayudar mucho.