Encuentros de SGplus: Arte y Cultura en Sotogrande

    En nuestros Encuentros de SGPlus reunimos a artistas e impulsores de la cultura en Sotogrande para analizar el reciente empuje que está viviendo la actividad cultural en la zona.

    En esta edición hemos querido debatir sobre el arte y la cultura en Sotogrande tras comprobar en los últimos meses un notable incremento de actividades que contribuyen a ampliar este tipo de oferta.

    Para ello hemos tenido la oportunidad de reunir en nuestra mesa a diferentes artistas relacionados con Sotogrande, como Osvaldo Lobalzo, Paloma Ferrari, Stefano Dianini y Francisco Alarcón; además del responsable de la sección cultural de Sotogrande, Adrian Van Loon, junto con Maite Pérez, esposa y colaboradora de Osvaldo Lobalzo en todas las iniciativas culturales que han realizado en la zona; y Javier Novelles, gerente de Fresco Marina, uno de los establecimientos que más está apostando por incrementar la oferta cultural en Sotogrande.

    Nos reunimos precisamente en el salón de este restaurante que sirve de sala de exposiciones, rodeados en ese momento de las obras del artista algecireño Juan Sierra y uno de nuestros invitados, el italiano afincado en San Roque, Stefano Dianini.

    Una de las primeras cuestiones que surge en la charla es el agradecimiento a Javier Novelles y a Fresco Marina por su decidida apuesta el mundo del arte y la cultura en Sotogrande, ofreciendo esta sala como espacio expositivo en los últimos meses. “Nosotros llegamos en octubre a La Marina y nuestra primera idea fue la de completar la oferta de eventos en el sector de la hostelería en Sotogrande, y evidentemente la cultura y el arte deben formar una parte fundamental en ella”, señala Javier.

    “Apoyándonos en gente con gran experiencia en la zona hemos intentado dar ese pequeño empujoncito desde la Marina. Aquí tenemos a Adrian Van Loon, que lleva muchos años trabajando por fomentar el arte y la Cultura en Sotogrande en general, pero creíamos que, concretamente, La Marina era ideal para estas actividades, desde exposiciones hasta conciertos. Fue nuestra apuesta desde el principio abrir las puertas a quien nos pudiera enriquecer culturalmente y creo que lo estamos consiguiendo. En cada exposición viene gente nueva y muchos asistentes nos agradecen esta iniciativa”, explica el gerente de Fresco Marina

    “Fresco ha sabido entender que el artista no puede hacer un importante desembolso económico para exponer, como ocurre en otras galerías, donde los porcentajes son muy elevados y el acceso a exponer es muy complicado. Ellos han sabido amoldarse y ponérnoslo muy fácil a los artistas y han dispuesto una sala muy bien preparada“, apunta Osvaldo. “Ya han habido artistas que han venido a las exposiciones de otros y que automáticamente se han apuntado a exponer aquí, porque les gusta el formato, el ambiente y el trato que reciben”.

    “Conocí esto por Osvaldo”, señala Stefano. “y ha sido una gran alegría para mí, porque hay muy pocos espacios expositivos y no se les suele dar mucha difusión o importancia, por eso estas iniciativas son de agradecer. Tener un sitio como éste es otro punto a favor más para Sotogrande”, apunta el pintor y escultor italiano afincado en San Roque.

    Paloma Ferrari, que esta misma primavera expuso en Fresco con su hija Keka, coincidía plenamente con Osvaldo. “Aquí además, teniendo en cuenta cómo es Sotogrande, tienes la facilidad de conocer mucha más gente, a otros artistas diferentes con los que poder conversar y compartir. Ese movimiento de personas en torno al arte es muy interesante”.

    Francisco Alarcón recordó además el centro cultural que, en su momento, impulsaron Osvaldo y Maite, y que supuso un enorme impulso a la actividad cultural a nivel local. “Me encantó llegar a Sotogrande y recibir ese trato tan cercano, tan humano… eso es fundamental para un artista. La otra noche aquí hubo un ambiente precioso, que me recordó mucho a la galería de Osvaldo y creo que esto supone una continuidad de aquello”

    Por su parte, Adrian Van Loon recordó la primera y magnífica etapa en la zona en cuanto al arte. “La cultura en Sotogrande empezó con los antiguos fundadores, que eran grandes amantes del arte. En aquellos días tuvimos aquí a María Callas y a Pavarotti, además de excepcionales exposiciones”, recuerda Adrian, aunque reconoce que con posterioridad ha sido más difícil intentar promover actividades artísticas en una zona donde, lógicamente, ha primado la actividad inmobiliaria (que fue su propia faceta profesional) y la promoción de disciplinas deportivas como el golf, la vela o el polo, que son tan características de Sotogrande.

    “Pero no podemos vivir sin el arte”, afirma Adrian, “Los deportes están muy bien para el cuerpo y a mí personalmente también me gustan, pero también hay que darle <<oxígeno>> a la mente y al alma, y eso es la cultura. Hay que vivir en ese equilibrio”.

    En lo negativo, nuestros invitados coincidieron en una peculiaridad de tener que pedir varios permisos a diferentes entidades a la hora de organizar cada actividad. “Con la maratón de pintura tuvimos que pedir tres permisos, a torre de control, a Sotogrande y al Ayuntamiento, y eso lo complica todo, aunque al final fue todo un éxito”, explica Maite Pérez.

    “Es un mal endémico”, apunta Francisco. “Yo vengo de Estepona y allí ocurre en muchas ocasiones lo mismo. La cultura no está profesionalizada, las personas que la dirigen provienen de otros ámbitos y para muchos es un apartado más para cubrir expediente, pero sin ahondar en lo que verdaderamente significa el arte. Si los políticos no son conscientes de los beneficios de la cultura para el ser humano, tenemos que ser la propia sociedad la que de el paso adelante”.

    “Pero tenemos la suerte de que cada vez somos más. Va a llegar un momento en el que la cultura y el arte, gracias a los espacios que se están creando, se va a terminar imponiendo en Sotogrande”, vaticina Osvaldo con el asentimiento de Paloma y el resto de participantes, que también coincidieron en la necesidad de contar en el futuro con un centro cultural que sirva de sede y escenario a la actividad artística local.

    “En el aspecto positivo, la actual dirección del Puerto de Sotogrande tiene una magnífica actitud de apoyo a la cultura”, apunta Adrian y corrobora Osvaldo. No obstante, el responsable de la sección cultural de Sotogrande sigue aportando ideas como la de instalar carteles informativos en las calles sobre las actividades culturales, de igual forma que se informa de los torneos de polo y golf.

    Por otro lado, también Javier Novelles apuntó una de las propuestas que realizará al Ayuntamiento para el próximo año. “En este curso hemos tenido aquí a todos los colegios de San Roque con una actividad relacionada con el medioambiente. Para el próximo curso voy a proponer que los alumnos vengan a ver alguna exposición o un artista trabajando en directo”.

    Ésta fue una de las propuestas que surgieron del debate de una mesa cargada de talento, de ilusión por promover el arte y de amor por esta zona, de la que saldrán nuevas iniciativas y proyectos para seguir avanzando en el objetivo de convertir a Sotogrande en un referente también en el ámbito de la cultura, en beneficio de sus habitantes y de sus visitantes.