Encuentros Sgplus: Sotogrande y el mar

Coincidiendo con el ecuador del verano en Sotogrande, en nuestro Encuentro reunimos a representantes del Puerto, el Real Club Marítimo, expertos navegantes y empresas del sector náutico para analizar la relación de Sotogrande con el mar.

La imagen de Sotogrande a nivel nacional e internacional está generalmente asociada a actividades muy reconocidas como el polo o el golf. Sin embargo, teniendo en cuenta su zona de costa, su ubicación en el extremo occidental del Mediterráneo ysu puerto deportivo, uno de los más conocidos de Andalucía y de España, la relación directa entre Sotogrande y el mar es innegable.

En este Encuentro de Sgplus ahondaremos en esta vertiente marítima de Sotogrande, que mantiene con activides como la vela y pruebas destacadas como la tradicional regata de cada verano. Pero también daremos voz a empresas que amplían la oferta de actividades náuticas como el kayak, el paddle surf o el alquiler de pequeños barcos de recreo.

Por todo ello, reunimos en nuestra mesa de Fresco Marina al director del Puerto de Sotogrande, Miguel Ángel Díez; a nuestro colaborador Juan Carmona, un veterano navegante y apasionado de la vela; al comodoro del Real Club Marítimo, Mané Carlier; a Gustavo Rodríguez, del Centro Náutico de Sotogrande Watersports y a Rafael Calvo, de Jugarnia Nautic.

Todos nuestros invitados señalan como una evidencia la vinculación de Sotogrande con el mar, pero también coinciden en destacar que, de cara al público, esa faceta queda solapada por la enorme dimensión que han adquirido otras actividades históricamente relacionadas con la zona.

“Cuando la mayoría de la gente escucha Sotogrande lo vincula principalmente al polo o al golf y viven de espaldas al mar”, señala Mané Carlier. “Las actividades náuticas tienen una afición consolidada aquí pero de un número determinado de personas y familias tradicionales de Sotogrande que siguen ahí, pero que cuesta aumentar. Creo que queda mucho por hacer pero debe hacerse porque estamos en un sitio increíble para disfrutar de todo lo que ofrece el mar”.

“El Puerto es el centro económico y social de toda la zona de Sotogrande, eso es evidente”, señala Miguel Ángel Díez. “Pero ocurre que el polo y el golf han tenido una repercusión internacional mucho mayor a lo largo del tiempo. Por ejemplo, desde que se creó el Valderrama Master éste tuvo una repercusión importantísima, al igual que ocurre con el polo”.

“La vela es mucho más complicado de promocionar. Durante los últimos años lo estuvimos haciendo mediante un plan estratégico, mostrando la vela a nivel de competición con RC´s, clásicos y otros torneos que incluso tuvieron más repercusión internacional que nacional. Ahora tenemos que aprovechar el siguiente tirón. La economía azul está de moda”, explica Miguel Ángel. “En el Puerto estamos integrados en ese Plan de Innova Azul y tenemos que seguir avanzando en ese camino. Por otro lado seguimos intentando promocionar la vela también con su modalidad adaptada pero es complicado”.

“Es muy difícil”, confirma Juan Carmona. “La vela es el deporte náutico por excelencia pero es minoritario y apenas crece. Ahora hay menos regatas y menos participantes que antes y cuesta que se incorpore gente nueva, porque la mayoría prefiere la navegación recreativa a motor y no la modalidad deportiva”.

“En 2019 pusimos en marcha la regata gastronómica, una modalidad muy social y divertida que mezcla el deporte y la gastronomía, donde la regata concluye con un jurado de chefs que valoran los platos que se deben ir cocinando durante la travesía”, explica Miguel Ángel, “pero a pesar del nivel de los premios sólo conseguimos unos veinte barcos participantes y de ellos, muy pocos de nuestro puerto”.

“Hay varios factores que nos afectan, el más reciente el tema de las orcas con los veleros, pero también las condiciones ambientales. Nuestra zona es muy especializada y no es tan sencilla como otras para quien sea más inexperto. Aquí te tiene que gustar navegar”, añade el director de Puerto Sotogrande, a la vez que asiente Juan Carmona. “Tenemos una de las zonas para el chárter de vela por la cercanía con Ceuta y Marruecos y más allá de Tarifa hay zonas que merece la pena visitar, pero hay que navegar más allá de dos horas”.

En general, nuestros invitados echan en falta un mayor apoyo institucional para el fomento de la vela, “pero también hay un problema de cultura de base”, añade Mané. “En nuestra zona hay menos que en otras como la bahía de Cádiz o Santander, donde es fácil ver más de cincuenta barcos con niños navegando, y eso anima a sus padres también a formar parte de este mundo. Aquí competimos con otras actividades con mucho seguimiento por parte de las familias y eso es un hándicap añadido”.

“En el sector náutico de motor sí que se ve más actividad”, afirma Gustavo  Rodríguez, del Centro Náutico de Sotogrande Watersports. “Cada vez hay más personas comprando barcos de motor y creo que tenemos una proporción en esta zona de 80/20 entre el motor y la vela. También es cierto que aún hay poca población residente todo el año y eso dificulta que se haga vela fuera de la temporada de verano. Pero quien vive aquí sí mantiene con su barco de motor aquí todo el año y eso genera movimiento e ingresos. En nuestra empresa, la parte que dedicamos al kayak, winsurf y paddle surf no podemos continuarla más allá del verano, pero en lo referido al motor sí hemos detectado ese crecimiento”.

“En otros puertos septiembre sigue siendo temporada alta y aún ves más actividad y gente por el puerto, pero aquí la estacionalidad es más acentuada” confirma Rafael Calvo, propietario de Jugarnia Nautic. Desde su empresa, que ofrece la posibilidad de navegar por la zona más cercana al puerto en una pequeña embarcación recreativa sin necesidad de experiencia previa, Rafael confirma que las condiciones de la zona del Estrecho suelen imponer respeto a quien no es un navegante experimentado.

“Pero eso se puede solventar con actividades organizadas. Hay que empezar a quitarle el miedo a la gente y que pruebe. Se podrían hacer varias travesías al año con grupos de cinco o seis barcos, que ofrecerían más seguridad para que se le pierda el miedo a la zona del Estrecho. Para eso sería necesario que la coordinación de las empresas que se dedican al chárter”, interviene Miguel Ángel. “En general, la coordinación sería necesaria en todos los ámbitos. Aquí hay que vender deporte, hay que vender chárter, cultura y gastronomía, pero no sólo sobre la vela, sino incluso las actividades posibles de interior con la cercanía del Parque Natural de Los Alcornocales. Hacer una oferta conjunta y variada que sea atractiva para el visitante”.

No obstante, y a pesar de los inconvenientes, se sigue trabajando en consolidar el futuro de la vela en Sotogrande, y un ejemplo claro es la escuela del RC Marítimo donde, como afirma Mané Carlier “los propios padres de los alumnos están comprobando que sus hijos pueden seguir practicando este deporte durante todo el año”. Esos pequeños navegantes, que cuando avanzan en su etapa de formación se van incorporando a los equipos de competición para la temporada de regatas, protagonizarán sin duda el futuro de la vela en la zona.

Logo SGPlus de Sotogrande