Vista pájaro peñón gibraltar

    Entrevista Lorenzo Pérez-Periañez, Grupo Transfronterizo

    “El empresario gibraltareño va a incrementar su inversión a este lado de la frontera”

    Por Reyes Seijas

    Tras el principio de acuerdo entre España, Reino Unido y Gibraltar, SGplus ha hablado con una de las personas que más activamente ha venido luchando por esta resolución, Lorenzo Pérez- Periáñez, del Grupo Transfronterizo

    Los últimos días de 2020 fueron de una agonizante espera. Al final parece que los sueños se han cumplido. ¿Cuáles han sido las reacciones dentro del Grupo Transfronterizo? De enorme felicidad de todos los miembros. Hemos llevado un mes de estrés total y de mucha intensidad. Hemos estado reunidos con todos intentando sensibilizar y concienciar de que un no acuerdo no era una opción posible, porque representaba una situación dramática tanto para el Campo de Gibraltar como para Gibraltar. Yo insistí también mucho en la carta que se les envió a Boris Johnson y a Pedro Sánchez, que incluso se vio en la Cámara de los Comunes el día 30. El día 1 recibí la llamada de Fabián Picardo, estaba exultante de alegría también. Estuvimos hablando de todo lo bueno que supone este acuerdo. Él también lo tenía muy complicado y creo que ha demostrado que es un gran político. 

    ¿Significa este principio de acuerdo que por fin se ha tenido en cuenta la realidad de la población de ambos lados de la frontera, a la que no solo une una interdependencia económica sino social?   Ha sido fundamental para que se llegue al acuerdo. Cualquier otra cuestión, como por ejemplo la soberanía, la han dejado a un lado y han mirado por el interés de ambas poblaciones. En la Europa del siglo XXI no cabía ya una frontera dura cuando hay poblaciones de ambos lados que son familia. El tema social ha sido fundamental, aparte del tema económico. 

    Esto puede ser un punto de inflexión y que cambie la dinámica de la relación histórica que han tenido los políticos con el Campo de Gibraltar. A lo mejor cambia y esa `Zona de Prosperidad Compartida´ es una realidad muy pronto. 

    ¿Han influido las difíciles circunstancias actuales o se trata más de una buena disposición y madurez? ¿Quiénes son los más beneficiados? Está claro que los más beneficiados son los ciudadanos de ambos lados. Creo que todo influye, como el drama humanitario y sanitario que estamos pasando. Aunque no podemos obviar que si no se llega a firmar el acuerdo general entre el Reino Unido y la Unión Europea, lo que aquí hubiera pasado hubiese sido papel mojado.  Está claro que esto lo teníamos que resolver y llegar a un acuerdo de una forma o de otra. Pero esa integración total en el espacio Schengen con libre tránsito de ciudadanos, ni en nuestros mejores sueños lo hubiésemos imaginado.

    ¿Cómo ha sido a su juicio la actuación en el proceso negociador de la Ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya?  Yo la calificaría de sobresaliente. En ningún momento ha antepuesto la soberanía y se ha centrado siempre en el interés del ciudadano. Su predisposición e implicación han sido total y absoluta. Además, tenía un conocimiento exhaustivo de lo que es la situación de Gibraltar y el Campo de Gibraltar, la interdependencia que hay entre ambos lados. Y cuando tú conoces un tema a fondo, cualquier materia es mucho más fácil evaluarla y que después tu negociación llegue a buen puerto. 

    ¿Qué opina sobre quienes hablan de un fracaso del Gobierno por haber perdido la oportunidad de negociar la cosoberanía? Yo soy totalmente del planteamiento contrario. En la época en la que estamos no podemos negociar sobre un pueblo sin tener en cuenta su voluntad, porque históricamente está más que comprobado que mediante el hostigamiento y la presión no se consigue nada. Esa estrategia es equivocada. En 300 años se ha demostrado que no ha conducido a nada, por tanto no estoy en nada de acuerdo con ello, no era ni el momento ni la estrategia adecuada para conseguir esto. 

    Con este principio de acuerdo se sientan las bases para un nuevo modelo, para una nueva relación con Gibraltar, esa deseada `Zona de Prosperidad Compartida´. ¿Qué va a significar esto para el Campo de Gibraltar?  Esta normalización transfronteriza genera en primer lugar confianza al empresario gibraltareño, que ahora va a incrementar su inversión a este lado de la frontera, porque muchas empresas quieren estar en el mercado único europeo. El segundo efecto importante es que el turismo va a seguir accediendo a Gibraltar y para los trabajadores transfronterizos es básico, porque la mayoría trabaja en el sector servicios y van a poder seguir conservando su empleo. También asegura que los gibraltareños puedan seguir viniendo al Campo de Gibraltar y esto es fundamental para la economía de la comarca y muy especialmente para La Línea. Y por otro lado se asegura que no cambia la normativa y muchas empresas que exportan bienes y servicios a Gibraltar, van a poder seguir haciéndolo con total tranquilidad. 

    ¿Qué va a pasar con cuestiones tan importantes como los impuestos y las pensiones? El tema de los impuestos ya tiene un régimen de acuerdo con rango de tratado y se va a aplicar. Los gibraltareños que tengan actividad económica a este lado de la frontera, van a tributar aquí.  

    El tema de pensiones es una de las metas que nos hemos trazado el Grupo Transfronterizo, para que los trabajadores tengan unas pensiones dignas. Sabemos que el sistema anglosajón de pensiones es muy distinto al español, pero nosotros queremos que se rija por la normativa española para los trabajadores transfronterizos. Por otro lado, al tener este tratado fiscal Gibraltar ya no puede ser considerado un paraíso fiscal por España. Eso tiene la consecuencia inmediata de que los trabajadores transfronterizos coticen en las mismas condiciones que cualquier otro trabajador fronterizo de otro lugar de Europa. Los cuales si no ganan más de 60.000 euros, solo tributan en el país donde trabaja, no en el que reside. Aquí estábamos sujetos a una doble tributación ganando más de 12.000 euros. Por tanto ahora tienen que subir la cifra al igual que en cualquier otro territorio de Europa. 

    La entrada de Gibraltar en el espacio Schengen propicia el anuncio de ese llamativo titular de eliminar la verja. Hablamos del fin de los controles de inmigración terrestre, pero se mantienen en el puerto y el aeropuerto en manos de Frontex. Además de las sinergias económicas, ¿favorecerá esto a un enriquecimiento cultural y social de toda la zona y un posible cambio de la imagen del pueblo de La Línea? Yo creo que sí o por lo menos eso espero. Pienso que el día en que se anunció el acuerdo fue el más importante de la historia de La Línea. A partir de aquí esperemos que se genere una economía propia, que los niveles de paro vayan cayendo y que el nivel de vida suba con actividades normales y legales. Pienso que va a haber un antes y un después tras el acuerdo. Por otra parte está previsto que en los próximos cuatro años, aún no hay fecha concreta, Gibraltar entre en la Unión aduanera. Esto implica dos cuestiones principales: que tienen que entrar dentro del régimen arancelario de la Unión Europea y dentro del régimen de IVA. Como consecuencia, si ya están en Schengen y ya están dentro de la Unión aduanera, no hay muchos motivos para mantener la verja en pie. Solo se mantendría un cerco perimetral sobre los recintos de las instalaciones aeroportuarias. 

    Ese es el futuro que nos espera…  Yo creo que sí, a partir de ahora va a ser una Línea diferente. Ahora tenemos un nuevo Plan General de Ordenación Urbana, la inversión gibraltareña… Confluyen muchos parámetros para que la suma de todo sea el éxito, pero nos haría falta también ese régimen fiscal, al menos para ciertas actividades, equivalente al régimen tributario que tienen en Gibraltar. Es muy necesario y posible jurídicamente, porque tenemos una singularidad y unas características muy especiales. Una ciudad con una identidad propia tanto cultural como económica. A partir de ahora se puede desarrollar incluso un plan turístico conjunto con Gibraltar.

    La historia de La Línea es de una ciudad marginada, olvidada y castigada por el Estado. Ya es hora de que cambiemos un poco la historia. 

    Lo que necesitas saber

    ¿Hay paso libre desde el 1 de enero? No, todavía estamos en un período de transición. Va a haber mucha fluidez pero no paso libre. 

    ¿Qué necesito para entrar en Gibraltar si soy ciudadano de la UE? El DNI o similar si eres de otro país de la Unión Europea. 

    ¿Seguirá siendo más rentable adquirir ciertos artículos en Gibraltar? Ahora mismo sí, pero no cuando Gibraltar esté dentro de la Unión aduanera. No tendrán esas ventajas tributarias ciertos artículos. 

    ¿Será el régimen aduanero de mercancías previsto similar a la aduana actual? De aquí a cuatro años cambiarán ciertos artículos, habrá libre tránsito de mercancías salvo para las que vengan del Reino Unido o de países que estén fuera de la Unión Europa. 

    ¿Qué control existe hasta que se ratifique? El mismo que existe ahora mismo. No va a cambiar nada durante seis meses, que es el periodo en el que se siguen detallando los flecos de la negociación. 

    ¿Cómo se controlará la inmigración en el puerto y el aeropuerto? Va a estar la policía de Gibraltar, que va a hacer una primera inspección y después estará Frontex, que a través de una base de datos es la que va a tener el último control de quién entra en territorio de la Unión Europea. 

    ¿Qué pasa después de los cuatro años establecidos para ese control de Frontex? Se va a tener que seguir negociando. Se prorrogará Frontex o según cómo se vaya desarrollando el acuerdo, los gobiernos serán los que dictaminen lo que pasa. No hay nada decidido todavía.