The dogs in a row are being trained to rescue.

    La detección del coronavirus en manos del olfato canino

    España cuenta con perros adiestrados para localizar personas infectadas por la covid-19. Un método rápido y eficiente que se extiende por todo el mundo, ayudando a evitar la propagación del virus

    Por Reyes Seijas

    La eficacia olfativa de los perros en la detección del coronavirus se está extendiendo con éxito y ya está en España. Así lo demostraron Dolce y Agnus, dos de los perros adiestrados para detectar el virus y con los que se realizó en diciembre el primer cribado masivo en el municipio jienense de La Guardia. 

    No son los primeros en evidenciar la ventaja de utilizar la gran capacidad olfativa de los perros para detectar a personas contagiadas por la covid-19, incluso los asintomáticos. En España existen otros proyectos puestos en marcha con la misma finalidad, como el de K-anary, impulsado por el exjefe de los Mossos d´Esquadra. Y fuera, Reino Unido, Francia, Alemania, Finlandia, Bélgica, Brasil, Chile, Estados Unidos y Emiratos Árabes también emprendieron sus particulares iniciativas desde que se iniciara la pandemia, con el propósito de ayudar a localizar casos activos  de un modo rápido y contribuir en frenar su propagación.

    Por ahora, la prueba realizada por los canes se certifica con un posterior PCR o test de antígenos. Pero existen grandes esperanzas en este método, con el fin de que se convierta en un servicio público, utilizado en aeropuertos o estadios de fútbol para detectar a personas infectadas. Circunstancia que supondría un importante progreso en el diagnóstico precoz de la enfermedad.  

    Históricamente, en la relación que une al hombre y a los perros desde hace miles de años se han desarrollado diversos menesteres entre ambos. Hasta el momento los perros habían sido adiestrados para la detección de enfermedades como el cáncer, el párkinson, las infecciones de orina o la malaria, entre otras. Y ahora con la llegada del coronavirus, los perros vuelven a demostrar su gran capacidad olfativa, debida al número de receptores que poseen y al porcentaje de su cerebro dedicado a analizar olores. 

    Según publica el doctor G.Farrer-Brown para el centro de adiestramiento británico Medical Detection Dogs HQ, a diferencia del hombre, que utiliza el sentido de la vista como el principal para evaluar lo que le rodea y el del olfato como secundario, los perros tienen el olfato como el principal, por su extremada sensibilidad y eficacia. Esto se debe a que el porcentaje del cerebro de un perro dedicado a analizar olores es 40 veces mayor que el del ser humano. Mientras el hombre tiene en la nariz 5 millones de receptores olfativos, el perro llega a tener hasta 300 millones. 

    Proceso y adiestramiento

    Para evitar poner en riesgo tanto a perros como a sus adiestradores, las pruebas se llevan a cabo sin contacto. Se utilizan muestras de sudor de las axilas de pacientes infectados, ya que está demostrado que la covid-19 no se propaga a través de la sudoración, al contrario de lo que sucede con la orina o la saliva. De manera que cuando el animal olfatea una muestra infectada, se sienta. Según estudios recientes, el porcentaje de fiabilidad es superior al 95% y se estima que cada perro será capaz de analizar hasta a 250 personas por hora. Los ejércitos de Chile y Alemania cuentan actualmente con perros que detectan la enfermedad con una fiabilidad que roza el 100%. 

    El adiestramiento de estos perros se basa en un sistema de recompensas. Se suele recurrir a perros de centros de acogida y se selecciona a aquellas razas con un potente instinto de caza. Son elegidos en función de sus capacidades, especialmente aquellos que gozan de mejor olfato y que disfruten siguiendo rastros sin cansarse fácilmente. 

    De tres a cuatro meses, aunque cada uno tiene su propio ritmo, se necesita para que un perro esté preparado para detectar el cono de olor o moléculas que segrega el ser humano cuando está contagiado por covid-19. 

    Los primeros pasos fueron más complicados, por la dificultad de conseguir muestras de infectados. Ahora, tras los avances constatados, las autoridades tienen en sus manos la posibilidad de contar con un posible mayor control de la enfermedad, con este método 0 invasivo, rápido y eficaz.