La naturalidad como objetivo del rejuvenecimiento

    Dr. Andrés Martín, especialista en medicina y cirugía estética y técnicas láser

    Por Reyes Seijas · Fotos cedidas

    La decisión de someterse a tratamientos estéticos con el fin de recuperar parte de esa juventud que el paso del tiempo va restando, a través de métodos mínimamente invasivos y obteniendo resultados visiblemente exitosos y naturales, requiere ponerse en la mejores manos. 

    Para ello, tal y como explica el Dr. Andrés Martin, especialista en medicina estética, cirugía plástica y técnicas láser, en la actualidad existe un amplio abanico de tratamientos no invasivos o mínimamente invasivos y tratamientos tecnológicos que han venido desarrollándose en el transcurso de los años para el rejuvenecimiento facial y corporal. Además, el incremento en la concienciación sobre los beneficios de cuidarse de un modo preventivo, viene de la mano del perfeccionamiento de productos y nuevas tecnologías que se complementan y permiten a la medicina estética llevar a cabo tratamientos con resultados satisfactorios. 

    No existe una edad determinada para empezar a cuidarse,  si bien es cierto que según la franja en la que nos encontremos se va a requerir del uso de unos tratamientos determinados u otros. Y no es solo una cuestión de edad, ya que en este sentido hay que tener en cuenta un cúmulo de aspectos, donde entran en juego la naturaleza genética de cada persona o el estilo de vida. “Las pieles son diferentes si el paciente es fumador, bebedor, si se protege del sol, si se hidrata, la raza, etc.”, explicaba Martin. Por ello, es fundamental que a la hora de dar el paso “el paciente reciba una asesoría integral”. 

    Con 25 años de práctica profesional en medicina estética y cirugía plástica, y más de 44.000 pacientes tratados; el Dr. Martin ha desarrollado el sistema de análisis facial 4T, un procedimiento por el que evalúa la tonicidad de la piel, la tonalidad, la textura y el total volumétrico (volumen graso que se ha perdido con los años). Un estudio exhaustivo de cada paciente que, unido a una buena comunicación, permite ofrecer unos resultados reales, naturales y efectivos. “En la valoración de mis pacientes busco armonizar las 4T, enfocándome en las más afectadas. Muchas veces los pacientes vienen con una inquietud y realmente, después del análisis que yo les hago, lo que estaban pensando cambia. Lo que trato es orientarlo sobre qué cambios debe hacer para verse mejor. La honestidad es muy importante, porque la gente a veces nos busca por tratamientos que no necesitan”, explicaba el doctor.

    La honestidad es muy importante porque la gente a veces nos busca por tratamientos que no necesitan

    A partir de ahí la opciones de tratamientos que pone a nuestro alcance el Dr. Andrés Martin son múltiples: bótox, fillers con ácido hialurónico, hidroxiapatita cálcica, ellanse, hilos de sustentación, ultraformer, láser, radiofrecuencia fraccionada, cirugía plástica mínimamente invasiva, tratamientos para despigmentación facial (manchas), tonificación cutánea, tratamientos de pérdida de peso o la lipoescultura con definición atlética. Los cuales combinados con tecnologías con láser, la radiofrecuencia, los ultrasonidos, etc.; hacen que el paciente logre un resultado similar al de la cirugía sin tener que entrar en un quirófano. 

    Tanto desde Sotogrande como desde Madrid, Andrés Martin desarrolla su práctica médica profesional mediante consulta, estudio, asesoramiento, intervenciones y tratamientos a sus pacientes. Es primordial recibir un asesoramiento adecuado en manos de profesionales cualificados, como dice Martin, “la clave del éxito está basada en hacer un buen diagnóstico, lo cual es una garantía de confianza y de que van a encontrar en mí una consulta honesta y dirigida a lo que realmente necesita”. 

    La naturalidad es el principal objetivo de este doctor y su gran aliado, los importantes avances tecnológicos. Un crecimiento que se prevé siga en aumento gracias a la ecuación: menos invasión, más efectividad. Según Martin, “vamos a tener cada vez más tecnologías emergentes que van a evitar el bisturí. Es decir, van a haber cada vez menos cirugías necesarias y más tecnologías que ofrezcan resultados reales”.