La solidaridad salva la vida de los perros tras la inundación

    La fraternidad no entiende de especies, razas ni fronteras. La ciudadanía de la comarca y Gibraltar se vuelca con la perrera barreña, que volvió a sufrir las consecuencias de las inundaciones

    Por Reyes Seijas · Fotos SOS Perrera Los Barrios

    El temporal de lluvia del primer fin de semana de marzo azotó con fuerza en el Campo de Gibraltar, que amaneció ese domingo con múltiples incidencias e inundaciones repartidas por distintos puntos de la comarca. 

    Uno de los peores capítulos de esa jornada se vivió en la perrera de Los Barrios, que desde primera hora de la mañana pedía ayuda a la ciudadanía para salvar a los 300 animales –entre perros y gatos- que actualmente acoge la protectora, de la grave inundación que sufrió sus instalaciones. Los vídeos grabados por los propios voluntarios se difundieron con rapidez a través de las redes sociales, que lanzaban un mensaje de auxilio para poder salvar en primera instancia las vidas de los animales. “Todavía me cuesta trabajo hablar sin llorar”, decía a SGplus Ana Montedeoca, integrante del equipo de la protectora días después del incidente.

    Aunque no es la primera vez que pasan por una circunstancia similar, la voluntaria calificaba el episodio de “horrible, creo que es una de las peores experiencias que he vivido”. Y añadía que “cada vez que llueve estamos con el corazón en un puño, porque estamos en un sitio que no tiene alcantarillado, que está muy bajo y pegado al río, por lo  que en cuanto sube el caudal se desborda y ya estamos inundados”. En doce años que llevan en esa ubicación han pasado por otras inundaciones, pero de estas características ninguna. “Hace tres años hubo una también muy mala, pero esta ha sido la peor de todas. Este año tanto perros como gatos estaban en peligro de ahogarse, cuando antes nunca había llegado el agua a la gatera”, recordaba Montedeoca. 

    Los primeros en llegar a las instalaciones fueron los voluntarios del equipo que habitualmente trabaja en la perrera barreña, pero el refuerzo de vecinos del pueblo y del todo el Campo de Gibraltar no se hizo esperar. “Fue increíble ver la imagen de tanta gente joven, con el agua hasta las cintura y jugándosela. Venían de todas partes”, explicaba la voluntaria.  Llegaban con barcas, tablas de surf e incluso una nevera y una bañera vieja que se habían encontrado en el camino. Cualquier medio era válido para sacar de aquel infierno a perros y gatos. 

    Con el paso de las horas la ayuda seguía llegando a través de una ciudadanía volcada, que ponía al servicio de la causa sus vehículos todoterrenos y camiones. Gracias a la inconmesurable colaboración, todos pudieron ser rescatados a tiempo y repartidos en distintos puntos de acogida hasta que las instalaciones volvieran a recuperar su estado de habitabilidad. Alma Felina acogió a todos los gatos  y los perros fueron repartidos entre una guardería canina de Los Barrios, el pabellón municipal y casas de acogida particulares. 

    Tras la voz de alarma tanto la ayuda física como material ha seguido llegando desde todos los puntos de la comarca y Gibraltar. Donaciones de comida, bolsas de basura, cubos, escobas, fregonas, palos, mantas… Todo parecía poco para reponer lo perdido. Mientras, la ayuda económica sigue siendo fundamental para las residencias y poder volver a reponer todo lo que ha quedado en la basura. En los días posteriores al incidente, desde la protectora se ha llegado a pedir la donación de un contenedor industrial, por no tener donde almacenar la gran cantidad de alimentos que seguían recibiendo. Aún en estado de shock, Ana reconocía que el apoyo había sido tal que todavía no había podido contestar a todos los mensajes recibidos de personas queriendo ayudar. 

    De todos, Krasti, con una familia esperándolo en Alemania, ha sido el único perro que no ha podido sobrevivir a las consecuencias del suceso vivido ese domingo.  A fin de que esto no vuelva a suceder, desde la protectora reclaman la necesidad de trasladar la ubicación en un terreno que esté a salvo de las inundaciones, provisto de alcantarillado, luz y agua, para salvaguardar las vidas de los animales. Y al mismo tiempo que Montedeoca  expresaba: “a nivel de ayuda todo nos viene bien, pero sobre todo las donaciones económicas, para poder restaurar todo lo que hemos perdido, como casetas, camas, clínica veterinaria, quirófano, etc”. 

    Finalmente la voluntaria, en nombre de SOS Perrera de Los Barrios, quiso aprovechar la oportunidad de mostrar su agradecimiento a todas las personas que de una manera u otra les han ayudado o les están apoyando.

    Para colaborara con ayuda económica:

    Banco: ES43 2100 8568 9202 0004 6689 La Caixa 

    Paypal: sosperreradelosbarrios@hotmail.com