La vulnerabilidad del paciente oncológico frente al coronavirus

    Un estudio de la Asociación Española Contra el Cáncer revela el alcance de la pandemia sobre el paciente oncológico. La gerente de Cádiz explica cómo han readaptado los servicios para seguir atendiendo a los pacientes

    Por Reyes Seijas

    Hace más de un año que se decretó la pandemia a nivel mundial y aún seguimos en una batalla que la humanidad necesita ganar. El impacto registrado en la población se acentúa en el caso de los pacientes oncológicos. 

    Según un reciente estudio realizado por la Asociación Española Contra el Cáncer, junto con las principales sociedades científicas que agrupan al colectivo de profesionales de la sanidad que atienden a la población oncológica (SEAP, SEEO, SEHH, SEOM, SEOR), el colapso y la redistribución asistencial especialmente en los picos de las olas registradas ha dado lugar a la demora de diagnósticos, la suspensión y retrasos en las pruebas y tratamientos médicos. Circunstancia que ha afectado más quienes se encuentran en fases más activas de la enfermedad. El informe también recoge que las personas afectadas de cáncer que experimentan interrupciones en su asistencia médico-sanitaria presentan niveles más altos de ansiedad y depresión. Asimismo, la pérdida de la actividad económica, que ha afectado de forma más intensa a las personas con cáncer en edad laboral con dedicación a actividades y empleos asociados a rentas más bajas. Los grupos de mayor riesgo suelen ser mujeres, jóvenes y migrantes, por la precariedad de su situación laboral vinculada a la temporalidad. 

    Por otra parte, hace hincapié en el “impacto emocional”, generado por la situación de alarma sanitaria y las estrictas medidas de confinamiento y distanciamiento social, el miedo al contagio y la presencia del tema Covid-19 casi en exclusiva en los medios de comunicación; lo cual ha afectado de forma significativa en las personas afectadas por el cáncer y sus familiares. 

    Se mantiene por tanto abierto un triple frente: cáncer, pobreza y Covid-19; que hace más necesaria que nunca la protección a la persona vulnerable en medio de la incertidumbre y la necesidad más extrema. Hogares de personas afectadas de cáncer al borde de la pobreza. 

    SGplus ha hablado con la gerente de AECC en Cádiz, María Jiménez, que nos ha trasladado la importancia y la necesidad ahora más que nunca, de mantener activa la labor de una asociación que lleva 60 años en España. 

    Desde el primer momento la adaptación de los canales asistenciales y de todos los servicios que ofrece la AECC de la mano de la digitalización han sido claves. Un sobreesfuerzo que les ha permitido mantener la actividad y añadir nuevas propuestas, adaptadas a las circunstancias actuales. “Todos los servicios que tenemos, ahora están tanto de manera presencial en nuestras sedes como online a través de videoconsultas con psicólogos, trabajadores sociales y médicos”, explicaba la gerente. Además del servicio online gratuito “para cualquier necesidad que pueda tener un paciente, con un teléfono las 24 horas del día, los 365 días del año. Un servicio único en Europa”. “La parte positiva es que nos da la posibilidad de llegar a muchos sitios donde antes no”, concretaba.

    Jiménez destacó la acogida y el buen funcionamiento que han tenido las videoconsultas, sobre todo en lo referente a la atención psicológica. “El covid afecta sobre todo por el miedo que produce, la indefensión y también la falta de conocimiento de si es un retraso asumible o lógico, o puede tener una repercusión negativa en el diagnóstico y en el tratamiento posterior”. Y añadía que “la experiencia del cáncer es mejor si la vives acompañado y si esa compañía es contando con la ayuda de un profesional, porque muchas veces la familia y los amigos no somos los mejores consejeros”. 

    Los talleres online ha sido otra de las incorporaciones más positivas en el programa de AECC. Indicados al cuidado estético de pacientes con cáncer, nutrición, talleres de lectura… Según explica la gerente, la intención ha sido cubrir tanto el entretenimiento, como el interés profesional de los pacientes. 

    Según datos oficiales, 1 de cada 2 hombres y 1 de cada 3 mujeres tendrá cáncer en el futuro, 300 personas fallecen de cáncer al año, se hacen en torno a los 280.000 diagnósticos nuevos al año. Como dice Jiménez, “son unos números que la convierten en el problema sociosanitario más importante que tenemos y reflejan que necesitamos mucho apoyo de la sociedad para conseguir sostener nuestra actividad, que es gratuita al 100% para cualquier persona, sin necesidad de que sea socio”. Por ello, quiso destacar la valiosa labor del voluntariado y del trabajo social, servicio este último que también ofrece AECC y se ha visto incrementado por la pandemia.  “Nuestra supervivencia se debe en un 90% a la iniciativa privada y un 10% a la pública, por lo que los socios son fundamentales, los que sostienen nuestra actividad”, decía. A lo que hay que sumar la importancia de colaboración mediante donaciones particulares y de empresas. 

    Con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer, la AECC puso en marcha en febrero la campaña con el lema `Por una vez, pongámonos de acuerdo´, que persigue conseguir un Acuerdo Contra el Cáncer para que todos tengamos las mismas posibilidades para prevenir la enfermedad, vivir con ella y acceder a los resultados de su investigación.