Las Sendas de los Prisioneros

    Por Colectivo Brezo: M. Colorado, J. Muñoz, E. Emberley, A. Benítez y F. Aragón

    Cada vez que se organiza una ruta naturalista por muchos de los senderos, veredas, carriles e incluso carreteras del Campo de Gibraltar, las cuales suelen atravesar espléndidos parajes naturales o “crestean” montes y sierras de nuestra comarca, son muy pocos los que tienen conciencia de quiénes, cómo y cuándo se construyeron esas vías de comunicación que posibilitan hoy en día que disfrutemos de los bellos paisajes que adornan nuestra tierra.

    Recién acabada la Guerra Civil Española, desde el Cuartel General del Generalísimo Franco (él mismo estaba muy involucrado en la organización) se ordenó y tramó todo un dispositivo defensivo en el Campo de Gibraltar ante el temor de una invasión aliada en sus costas teniendo, para ello, como base la colonia británica de Gibraltar. Para ello dispuso de grandes recursos materiales y humanos, muy costosos por la situación en la España de postguerra y que con el tiempo, por diversas causas, cayeron en desuso y en el olvido.  Se estableció una línea defensiva y de observación con edificaciones militares: búnkeres, pantallas, nidos, carriles y carreteras de acceso por todo el Campo de Gibraltar y que hoy posibilitan conocer nuestro patrimonio y contemplar nuestra Naturaleza en rutas donde mezclar disfrute y conocimiento.

    En el Campo de Gibraltar llegaron a coincidir en 1942 cerca de 12.000 prisioneros republicanos que fueron forzados a redimir sus penas trabajando en la construcción de la “muralla defensiva” en  condiciones de esclavitud ( el hambre, falta de higiene, enfermedades y muertes eran habituales) y se repartían en 6 Batallones de trabajadores o  Disciplinarios, localizándose uno en Jimena, uno en Tarifa, uno en San Roque, uno en La Línea, dos en Los Barrios y tres en Algeciras.

    Si alguna vez subimos por el Rio de la Miel y seguimos el carril hacia adelante, podremos conectar en la bifurcación de los tres pinos, con el sendero “Camino de los prisioneros”, inscripciones en los quitamiedos de los propios presos y, añadidos recientemente, paneles informativos nos ayudarán a conocer a quienes construyeron ese camino y que posibilita que nos maravillemos con el esplendor natural de las Esclarecidas Altas y Bajas. 

    Si en la siguiente salida, optamos por recorrer Sierra Carbonera, podremos visitar búnqueres, nidos, túneles, carriles e incluso restos del Campamento donde pernoctaban los presos tras sus inhumanas jornadas de trabajo forzado. Si pensamos adentrarnos en la Sierra de Ojén y pasear hasta el Risco Blanco, solicitar contemplar los abrigos de Bacinete o perdernos por el Arroyo del Tiradero con helechos y dedaleras bailando entre las rocas y el agua, debemos recordar que la carretera que une Los Barrios con Facinas y que nos lleva a esos maravillosos entornos, fue construida a pico y pala por personas cuyo delito fue pertenecer al bando perdedor de la guerra. En una de las salidas de Jimena, comienza la carretera que la une a Puerto Gáliz y que cruza el corazón de nuestro Parque Natural de los Alcornocales, construida por los presos republicanos, todavía algunos quitamiedos originales permanecen, donde cuentan que algunos presos daban cuenta del rancho del día y nombraban así a la curva construida en la carretera,” la curva de las lentejas”, “la curva del pan”…  Desde aquí, invitamos a buscar e investigar  muchos mas ejemplos localizados en el Campo de Gibraltar, que nos pueden ayudar a disfrutar de nuestro entorno y medio ambiente, conociendo  nuestra historia y patrimonio.