Rosalinda Fox, la leyenda de la espía británica que vivió entre nosotros

Desde que la escritora María Dueñas la diese a conocer en el libro “El tiempo entre costuras”, la curiosidad por esta fascinante mujer no ha parado de crecer. Un paseo literario nos ayuda a saber quién fue realmente

Por Soraya Fernández · FOTOS MULTIMEDIA SAN ROQUE

Rosalinda Fox se ha convertido casi en una leyenda. Esta espía británica, que vivió en Guadarranque (San Roque), ha inspirado libros, y la curiosidad por saber quién fue realmente, dónde vivió y cómo lo hizo, no para de crecer.

Fue la escritora española María Dueñas las que nos descubrió a esta fascinante mujer en su best seller “El tiempo entre costuras”. Aunque no era la protagonista, gracias a la autora conocimos que hubo una espía británica que vivió entre nosotros, justo aquí al lado, en Guadarranque.

Una serie de televisión le puso rostro a la espía que todos los lectores imaginábamos al devorar la apasionante historia que nos relataba magistralmente María Dueñas. La actriz británica Hannah News interpretó a Rosalinda Fox en esta serie, de Antena 3 TV.

Pero podemos saber mucho más sobre quién fue realmente, cómo vivió y cómo murió Rosalinda Fox. Un paseo literario organizado por el Ayuntamiento de San Roque nos permite adentrarnos en una vida de lujo e intriga de quien fue una vecina más pero que en realidad fue una espía británica  que según Churchill, cambió el curso de la guerra.

Dicho paseo, que conduce la escritora sanroqueña María Ángeles Chozas, acaba de cumplir tres años. Medio centenar de personas, algunas ataviadas de época, participaron este mes en un recorrido muy especial para celebrar el aniversario de esta exitosa iniciativa.

Y es que María Ángeles Chozas ha indagado, y mucho, sobre Rosalinda Fox, y a través de este paseo por Guadarranque nos descubre aspectos desconocidos de la británica.

Esta mujer, de la que aseguran que su belleza era arrebatadora, levantó pasiones. No dejó a nadie indiferente durante su vida. O la adoraban o la odiaban. De ella se enamoraron muchos hombres y uno de sus amantes fue el ministro de Exteriores de Francisco Franco Juan Luis Beigbeder. 

Rosalinda Fox llegó a Guadarranque en 1957. Quería una zona tranquila. Lo hizo a bordo de un Rolls Royce ante la mirada atónita de quienes por aquella época vivían en un asentamiento con calles de arena y casas de mampostería, una zona humilde de pescadores con unos 80 habitantes. Una espectacular mujer rubia de ojos azules, de labios pintados y prendas de alta costura causó sensación. Sus carísimos perfumes la delataban. Su vida liberal y su carácter dejaron huella.

En la visita guiada podemos ver la que fue su primera vivienda. Aunque está en ruinas, aún se puede apreciar que fue una casa señorial. En ella organizó numerosas fiestas a la que acudieron multimillonarios, cineastas, escritores, militares… Rosalinda Fox soñó con hacer de Guadarranque una zona exclusiva, algo similar a Sotogrande, pero no lo consiguió. 

En el paseo literario descubrimos otras de las viviendas que construyó. Es fácil identificarlas cuando María Ángeles Chozas nos da la clave: en todas hay en la entrada un relieve con un perro de presa, el mismo que Rosalinda Fox llevaba en un anillo, así como el lema “Si Dios quiere”, del que hizo su lema vital.

También se pueden ver al final de la visita numerosas fotografías que Chozas atesora de la vida de Rosalinda en Guadarranque.

Una vida de lujos, rebeldía e intrigas que acaba con un final triste, muy triste, al conocer que Rosalinda Fox, la espía británica que vivió entre nosotros, murió a los 96 años en Guadarranque en la más absoluta pobreza y soledad.

“Las doncellas de la espía”, la biografía novelada

María Ángeles Chozas publicó el año pasado “Las doncellas de la espía”, de Ediciones Atlantis, una biografía novelada en la que narra la historia de Rosalinda Fox. La autora mezcla en su quinto libro realidad y ficción para adentrarnos en la apasionante historia de una mujer que nació en Calcuta en el primer cuarto del siglo XX, de donde se marchó casada, con un hijo y enferma. No le daban muchos años de vida. Recorrió varios países y terminó instalándose en Guadarranque. 

En el libro podremos saber más sobre el sueño de Rosalinda Fox de crear una colonia de élite en aquel lugar y que casi consiguió, aunque un gobernante vengativo la castigó. También sufrió traiciones. Chozas desvela además muchos aspectos inéditos, como que un primo del Rey Juan Carlos I y Ernest Hemingway veranearon en su casa de Guadarranque.

Rosalinda Fox también ha inspirado además a otros autores, como a Boris Izaguirre en “Un jardín al norte”. Su vinculación con la literatura es innegable. Ella misma escribió en su libro de memorias “La hierba y el asfalto”.