Villa ‘Las Nubes’, un hogar de ensueño adaptado a su entorno natural

    Acompañados del Grupo Loen y Asociados visitamos esta preciosa villa diseñada por el estudio de arquitectura Flow81.

    En esta edición de SGplus visitamos otra de esas impresionantes villas que encontramos en Sotogrande con un diseño innovador que hacen que estas viviendas sean tan únicas.

    Hablamos de la villa ‘Las Nubes’, una construcción de arquitectura moderna y diseño original que debe su nombre al vuelo de sus terrazas y de la mayor parte de su estructura sobre la espesa vegetación de pinos que la rodea. Edificada en una parcela de 2.872 m2, esta vivienda de 838 m2 con cinco habitaciones en suite y seis baños, cuenta con unas espectaculares vistas al mar y al campo de golf de Almenara.

    La CEO del Grupo Loen & Asociados, Dolores González Mateu, nos confirma su satisfacción por el espectacular resultado de este proyecto, que ofrece una villa única en un bellísimo entorno natural. “Cuando un promotor ejecuta un proyecto como éste siempre busca diferenciarse del resto. Dejar tu sello y que lo que has hecho sea reconocido por su especial diseño y su excelencia en la ejecución”.

    Desde el estudio de arquitectura Flow 81 nos comentan cómo afrontaron el especial diseño de esta villa. “Pretendíamos no interferir con el entorno, nos gustaba la idea de poder convivir con la naturaleza, formar parte de ella, pero respetándola. La parcela posee una topografía accidentada, además de orientación hacia el Noreste y 133 pinos. Cualquier intervención a cota de terreno hubiera sido muy invasiva, así que decidimos volar como mejor opción para respetar el entorno, poder abrir la villa al Sur y ganar vistas panorámicas al mar”.

    “La naturaleza es parte activa del diseño, el proyecto fluye con ella y le da espacio. Al ser una edificación volada no requiere de muros de contención ni grandes movimientos de tierra, los cuales, tristemente, son constantes en la ejecución de las viviendas, añaden desde el grupo de arquitectos. “Creemos que se debe de respetar más el entorno y apoyarnos en él, en vez de transformarlo. En un entorno con tanto carácter como tiene Sotogrande, tenemos que hacer que las viviendas fluyan con el entorno y evitar los grandes muros de escollera que modifican la topografía natural”.

    “Queríamos potenciar las vistas que tiene la parcela, no perderlas enterrando la casa en el terreno, a la vez que cumplíamos con la normativa urbanística”, explica Dolores González. “Alcanzar ambas exigencias era todo un reto. La cimentación por zapatas a diferentes alturas fue muy compleja y cara. Las vigas estructurales de la terraza que vuela 11 metros de largo a una altura de 9 metros sobre el nivel del suelo se trajeron de Luxemburgo. Pero así hemos conseguido una casa que parece que vuela por encima de las copas de los pinos”.

    Otra de las características de la casa es su luminosidad gracias a los grandes ventanales distribuidos por toda la vivienda. No obstante, la casa cuenta con una destacable eficiencia energética, ya que “los vuelos que cubren las terrazas están calculados de forma tal que en verano cuando el sol se mueve más alto, sus rayos no inciden sobre los cristales y no los calientan directamente. Mientras que, en invierno, cuando el sol baja en su movimiento diario, sí”.

    En este sentido, esta villa es un nuevo ejemplo de que la innovación en el diseño no debe con la comodidad que debe ofrecer como hogar. “La estética y el confort deben ir de la mano para que un proyecto tenga éxito”, mientras que los arquitectos explican que “no depende tanto de la estética final como del diseño de los espacios. En esta casa, el espacio es puro flujo, son áreas abiertas con la naturaleza como elemento de separación entre ambas pero en realidad es un único volumen. Podrías llamar a tu hijo desde la cocina y él te escucharía desde la otra punta de la casa… eso es un hogar”.

    Con este diseño han conseguido responder al reto que les ha supuesto trabajar en una zona como ésta. “Sotogrande tiene sus características especiales porque es una gran urbanización de lujo con zonas más consolidadas que otras y precios muy fluctuantes. Es importante no equivocarse en el tipo de producto que ofrecer según la zona donde sea su desarrollo”, explica la CEO del Grupo LOEN.

    “La verdad es que el nivel de exigencia es muy alto, pero en Sotogrande el entorno es único y ayuda mucho en los proyectos. Aquí la naturaleza da valor a las viviendas y cada parcela es única e irrepetible, por lo que es de los pocos lugares en los que el entorno te permite hacer diseños únicos que se adapten a cada parcela, lo cual no es nada común”, añaden desde Flow81. “Ha sido un diseño complicado, pero gracias a la labor de la promotora y constructora hemos conseguido tener un equipo muy coordinado y con mucha pasión por el trabajo. Cada uno lo ha vivido como si fuera su propia casa lo cual lo ha facilitado todo y los resultados a la vista están”,

    El resultado de ese diseño innovador y de la obra realizada ha sido una vivienda diferente, que se adapta mediante una solución original a un bellísimo entorno natural como el de la zona alta de Sotogrande, formando parte de él y ofreciendo a su propietario la posibilidad de estar en contacto con la naturaleza desde su propia casa y con unas vistas excepcionales.