Almara y su contribución a la sostenibilidad del entorno

    La adquisición de vehículos eléctricos y su homologación suponen un paso más en la carrera por frenar el cambio climático y aporta ventajas económicas para el consumidor

    Por Reyes Seijas

    La  evolución  de la civilización y el compromiso con la conservación medioambiental no han ido siempre de la mano. La prevalencia de la productividad y la rentabilidad, ha hecho que la humanidad haya obviado principios básicos y fundamentales para la salud del planeta.

    El gigante del cambio climático es una realidad latente hace mucho. Una de las principales organizaciones ecologistas, Greenpeace, lo define como “la mayor amenaza medioambiental a la que se enfrenta la humanidad”. Entre sus propuestas en la lucha por la concienciación, anima a la minimización de los efectos mediante la drástica dependencia de los combustibles fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero. 

    En este sentido la responsabilidad empresarial, con el consiguiente respaldo gubernamental, es esencial en el camino hacia la minimización de efectos no deseados.

    Movilidad eléctrica

    Una de las apuestas más sólidas para reducir las emisiones de CO2 y ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas es la sustitución de los vehículos de combustión por coches eléctricos. La implantación de tecnologías alternativas es esencial y para ello, las empresas privadas juegan un papel importante.

    Un ejemplo certero lo tenemos aquí, en Almara Vehículos Eléctricos, empresa de origen familiar con 15 años de experiencia en el sector, especializada en la venta, el alquiler, la post-venta y el servicio técnico, con sede en Algeciras.

    La modalidad de coche eléctrico que ofrece Almara está enfocada en dos vertientes principales: ocio y trabajo. Estando desde enero de este mismo año preparados para matricular y homologados como un turismo. Lo que aporta la ventaja de poder circular con ellos por carretera con una amplia autonomía. Mientras que para el trabajo, la flota la compone una amplia variedad de vehículos eléctricos que va desde buggies hasta vehículos multiusos adaptados para trabajos de mantenimiento, jardinería e incluso reparto en campings, campos de golf (carts), hoteles, fincas, actividades lúdicas, eventos y circuitos.

    Un valor añadido en los vehículos de Almara es su origen cien por cien europeo, mediante su distribuidor oficial Melex, con 50 años de experiencia en el mercado y la garantía de un servicio técnico cercano.

    Ventajas

    Los beneficios al apostar por un coche eléctrico se traducen en múltiples aspectos. Por su experiencia Almara lo confirma. La primera ventaja, sin duda, se centra en el aspecto medioambiental. Se reduce la contaminación acústica y ambiental, son coches 0 emisiones, por lo que sus conductores se convierten en parte activa en el proceso de conseguir un mundo más sostenible y eficiente. Por otra parte, son vehículos más rentables, con un gasto 0 en gasolina y ahorro en las reparaciones y el mantenimiento. Están bonificados en el impuesto de circulación al ser vehículos de 0 emisiones y el seguro es más económico. No les repercute las restrictivas medidas relacionadas con la contaminación, implantadas en los últimos años. Y otra importante ventaja tanto para el bolsillo como para el ahorro de tiempo, es el gozar de aparcamiento gratuito en las zonas reguladas.

    Por si todo esto fuera poco, Almara añade una ventaja más en lo que a la adquisición de estos vehículos se refiere, que es su alto valor de reventa.

    En definitiva, el mundo se encamina hacia una redefinición de la movilidad en general. Hay países que ya se han puesto en marcha en lo que a legislación se refiere. El Parlamento Europeo está estudiando otra medida, consistente en la posibilidad de obligar por ley a que un 25 por ciento de los vehículos en circulación sean eléctricos a partir de 2025.

    La apuesta por el coche eléctrico supone el ahorro para la economía personal del consumidor y suma la satisfacción de estar contribuyendo a hacer de nuestro entorno un lugar más sostenible y eficiente para vivir.