Medicina china. Otro punto de vista acerca de la salud

    Hablar de medicina china es sumergirse en otro concepto, en otro punto de vista acerca de la salud. Mientras la filosofía occidental considera al cuerpo humano como una máquina, formado por partes distintas e independientes, conectadas y autónomas, la filosofía de Oriente, lo considera como un jardín, basándose en que toda la vida ocurre dentro del ciclo de la naturaleza y que hay una fuerza que puede entenderse como el principio creador o formador asociado con la vida y con todos los procesos que caracterizan a los seres vivientes, denominada QI ( se pronuncia Chi), todo es “QI”.

    Un jardín es un sistema dinámico y autorregulado, donde se transforma la luz del sol y el agua en los tejidos vivos de la vegetación y al pertenecer a la naturaleza, está supeditado a los ciclos de ésta, por lo que hay épocas para brotar, crecer, madurar, recolectar y abonar. Gracias a este proceso de transformación, el jardín se mantiene y se renueva de forma constante, hay un equilibrio, que cuando se rompe, el jardín empieza a perder su salud. Tanto el jardín como el cuerpo humano, son microcosmos de la naturaleza. Los procesos, ciclos y condiciones que existen en un jardín también pueden observarse en la vida de un ser humano. Los seres humanos representan la conexión entre el cielo y la tierra, una fusión de fuerzas cósmicas y terrestres, a las que llamaremos yin y yang y es la interacción y el equilibrio entre estas dos fuerzas, lo que permite brotar la vida y por lo tanto que haya salud. ¿Qué papel juega el médico o terapeuta en medicina china? Mientras la persona se tiene que hacer cargo de su ‘jardín’, procurando vivir en las condiciones más adecuadas, que procuren el equilibrio entre yin y yang, el médico o terapeuta actúa como jardinero, es un aliado que ayuda a preparar la tierra, siembra la semilla, riega, arranca las malas hierbas, favoreciendo el equilibrio que hay o intentando restaurar el perdido. ¿Cómo lo hace? El médico o terapeuta cuenta con varias herramientas para trabajar sobre el ‘jardín’ como son:

    Acupuntura: colocación de agujas de metal en puntos llamados Tsubos.

    Moxibustión: aplicación de calor a través de encender unos ‘cigarros’ hechos con hojas de la planta Artemisa abrotarum.

    Dietoterapia: consistente en utilizar las propiedades curativas de los alimentos. Fitoterapia: consistente en usar las propiedades de plantas y otros elementos para mantener o restablecer el equilibrio.

    Masaje: llamado TuiNa cuyo objetivo es mejorar el funcionamiento de tendones, huesos y articulaciones.

    Qigong: es un tipo de gimnasia enfocada a hacer fluir el QI o Chi por los canales también llamados meridianos, para mantener el equilibrio y la salud. 

    “El hombre no está enfermo porque tiene una enfermedad, pero tiene una enfermedad porque está enfermo”