Paisajismo. Características y evolución en Sotogrande

    El paisajismo en Sotogrande forma parte de su esencia. Calles, jardines privados, hoteles y clubes de golf dejan buena muestra de un estilo único de fusión con el entorno natural

    Por Reyes Seijas

    Sotogrande se ha convertido en el icono de un estilo de vida en el que el valor por el entorno natural prevalece por encima de otros muchos factores. A lo largo de los años sus residentes han disfrutado de los placeres de vivir en un espacio único, donde lo cotidiano se convierte en una experiencia de deleite. 

    En este sentido, el papel de determinados profesionales ha sido fundamental a la hora de lograr que tanto los entornos privados como públicos dejen ver a la luz un cuidadoso y pensado diseño que casa a la perfección con la arquitectura del lugar, la fisonomía de sus calles o la idiosincrasia de la zona. Hablamos de paisajismo, un concepto relativamente reciente a nivel histórico, aunque su práctica se remonta a la antigüedad. 

    En Sotogrande se ha tenido en cuenta el paisajismo desde sus inicios tanto para jardines privados como para la vegetación circundante de espacios públicos. Para hablar de estas cuestiones, SGplus ha contado con la extensa experiencia en Sotogrande y los conocimientos de la paisajista Rocío Sainz de Rozas. Nos explicaba que en los albores de la urbanización se contó con el mundialmente conocido paisajista Russell Page, precursor de jardines privados y de zonas comunes de la urbanización. De su cosecha son los ficus nítida que se pueden ver en calles de la urbanización o las altísimas wuashingtonias del Paseo del Parque, entre otras especies. “El trabajo de Russsell Page ha sido como la primera parte del paisajismo en Sotogrande. Esto significa que ya se empezó un escalón por encima”, comentaba Sainz de Rozas. 

    En esta selecta zona residencial se cuida al detalle el paisajismo a nivel de urbanización y de manera privada. Se le da mucha más importancia que en cualquier otro lugar de España. Para la paisajista “los jardines dan mucha calidad de vida y el tipo de persona que vive en Sotogrande va buscando eso”. 

    La pieza clave del jardín en Sotogrande es el alcornoque, especie autóctona propia del Mediterráneo. Y a pesar de la reducción de ejemplares debido a la seca –enfermedad que sufre el alcornoque- y a que no es muy compatible con el riego, aún existen parcelas de las más antiguas, donde se vislumbra un pasado en el que el entorno estaba lleno de este árbol. “La máxima expresión de esta figura es el campo de golf de Valderrama. Tiene un césped maravilloso y está lleno de alcornoques”, nos decía Rocío. 

    Lo positivo de que en Sotogrande se cuente con vegetación autóctona es su intregación completa con el paisaje que envuelve a la urbanización, que necesita menos recursos hídricos y menos mantenimiento. Es lo que Sainz de Rozas viene a llamar “jardín naturalizado”. 

    Una de los aspectos más importantes a nivel privado en los jardines del resort es la privacidad. Aunque la paisajista nos hablaba de una curiosidad con la que se encontró hace años: “es una de las urbanizaciones de Europa que aun teniendo mar, se le daba más importancia a que los jardines diesen al campo de golf”. Aunque reconoce que actualmente su trabajo se basa en jardines integrados en el paisaje y abiertos, para que no terminen en la linde de la parcela privada”.   

    Para Rocío el paisajismo debe ir de la mano de la arquitectura. Sin embargo, sea una parcela privada o una urbanización, va a marcar más una vertiente u otra. “Cada vez más en las casas se vive in/out indiferentemente y el verde se mete mucho dentro, mientras que las zonas de estar salen mucho fuera”, añadía. 

    The Beach ha sido el mayor reto con el que esta paisajista se ha topado en su carrera hasta el momento, por el tiempo de ejecución, el volumen en metros cuadrados y la dificultad que entrañaba. Y ahora en su estudio tienen entre manos, además de numerosos proyectos privados, la ejecución del paisajismo del nuevo SO/Sotogrande. Un proyecto que ella califica de “divertido” y novedoso para Sotogrande. Para ello han mantenido la plantación tropical ya existente y se ha mezclado con la base mediterránea, sin perder la esencia de jardín secreto, de encuentros, andaluz, de olores, agua, puertos…

    Rocío Sainz de Rozas lo confirma, los hábitos han cambiado y han hecho que esté muy presente la figura del paisajista en todos los jardines de Sotogrande. Actualmente quien se compra una vivienda quiere disfrutarla con su familia y “les parece muy importante que estén pensadas por profesionales”. Si algo positivo ha dejado 2020 es la enseñanza y el valor de vivir, disfrutar y potenciar los hogares. Por ello, “es muy importante que los jardines tengan distintos usos para que sea una estancia más de la casa”.