Stephen Dundas. Director de Proyecto y Presidente de San Roque Club

    Convertir a San Roque Club en uno de los mejores campos de golf de Europa. Stephen Dundas tiene claro cuál es su objetivo al frente de este ya treintañero recorrido sanroqueño

    Por Pablo Moro · Fotos SGplus

    Desde hace ya unos meses, San Roque Club tiene a sus mandos al vencedor del Campeonato Amateur Británico en 1992. Un año después, jugó como invitado en el Masters de Augusta, en una edición en la que también participaba el inolvidable Seve Ballesteros, muy ligado al campo sanroqueño años atrás. Aquel año, por cierto, el ganador en el mítico recorrido del sur estadounidense fue el alemán Bernhard Langer.

    Stephen Dundas tiene claro que haber jugado a ese nivel ha sido fundamental para coger las riendas de la gestión de un club que quiere convertirse en uno de los mejores resorts de golf en Europa. En sus treinta años de vida, este complejo deportivo siempre buscó la excelencia no solo a través de dos maravillosos campos de golf, sino dedicando gran relevancia a la hostelería e incluso a la restauración. 

    Tras unos años menos brillantes, la llegada de Stephen Dundas ha comenzado a ser palpable desde sus inicios, con las ideas muy claras y acometiendo reformas que ya son visibles para socios y visitantes. El escocés tiene claro que “no hay muchos sitios mejores en el mundo para trabajar, vivir y jugar al golf”. 

    Los socios, en su opinión, han acogido de manera positiva los cambios en el campo. “Con 430 socios es imposible que todos estén contentos con todo lo que se ha hecho. Hay muchas opiniones. Pero creo que hasta un 95% están satisfechos y nos han apoyado mucho durante todo el proceso”. 

    Lo mismo opina de los jugadores. “Seguramente el mismo porcentaje esté contento, pero es normal que haya gente que prefiere el campo como estaba antes. Pienso que lo mejor del campo son los tees y lo firme que es ahora el terreno. Solía ser muy húmedo, pero ahora es mucho más consistente, que es exactamente lo que queríamos”. 

    “El hotel y las villas serán definitivos para el crecimiento en calidad de San Roque Club”

    En la academia también se han efectuado cambios, con empresas punteras que llevan la tecnología a sus instalaciones y una hierba sintética “que hace que el tiempo que dedicamos a su mantenimiento sea mínimo, y el jugador tiene siempre un terreno perfecto. Golpean a la bola y sigue manteniéndose en buenas condiciones”. 

    En cuanto a la Casa Club, Stephen Dundas ya la consideraba maravillosa, “sólo la hemos traído al siglo XXI manteniendo su característico encanto español”.

    Rodeado de grandes clubes de golf, Dundas considera que todos ellos son complementarios. “Lo mejor de todos los recorridos del entorno de Sotogrande es que son distintos, tanto el tipo de campo como los socios. El nuestro es muy inclusivo, siempre está ambientado y es muy sociable. Todo el mundo es bienvenido y queremos que quien venga se encuentre relajado”.

    Para ello, cuentan también con un restaurante en el que, obviamente, el principal cliente es el jugador, “pero si miras la carta, te das cuenta de que no es el típico menú de golfistas. Este pasado verano también abrimos el grill, con una acogida extraordinaria. Tuvimos un comienzo algo pausado, pero los comentarios que nos hacen los clientes en los últimos meses son muy positivos. Los valores, tanto en el restaurante como en el resto de las instalaciones, son los mismos: recibir a los visitantes de manera cálida, ofrecer un servicio genuino, un fantástico producto a un precio que lo merece”. 

    San Roque Club comenzará a navegar por completo cuando las villas y el hotel proyectado estén finalizados. “Creemos que podemos comenzar la construcción en enero para concluir las obras en junio de 2023. Tanto uno como otro serán de cinco estrellas, y sin duda contribuirán a hacer de San Roque Club uno de los mejores resorts de Europa”. 

    Hasta entonces, Stephen Dundas seguirá implementando todo lo necesario para llegar a ese objetivo, disfrutando además de su vida en Sotogrande. “Me encanta pasar el tiempo con mi esposa, dando paseos con nuestros perros. Además, hace poco comencé a jugar al pádel, un deporte que me está gustando mucho”.