Un café con…Javier Reviriego, Director General del Real Club Valderrama

    “La búsqueda de la excelencia en la gestión es un camino sin meta”

    Tras confirmarse la celebración del Estrella Damm N.A. Andalucía Masters en Valderrama, Javier Reviriego repasa las principales cuestiones de la organización y valora su experiencia al frente de la dirección del club de golf

    Por Reyes Seijas

    Las circunstancias extraordinarias por las consecuencias del covid-19 a nivel mundial han marcado la celebración del Estrella Damm N.A. Andalucía Master en el Real Club Valderrama, que estaba prevista del 30 de abril al 3 de mayo y tuvo que ser suspendida. En la primera quincena de julio se confirmaba la nueva fecha. Del 3 al 6 de septiembre, si ningún cambio de planes lo impide, el que es considerado como uno de los mejores campos del mundo acogerá el único torneo del European Tour, que se celebrará esta temporada en España.

    Los contratiempos están este año a disposición de un evento deportivo ya consagrado en Sotogrande, lo que hace poner aún más de manifiesto la coordinación y la buena sintonía entre todas las entidades implicadas, tanto privadas como públicas, y cuyos representantes quisieron dejar de manifiesto en la presentación ante los medios.  

    La dirección general de un club de la categoría de Valderrama es primordial en lo referente a la presión e intensidad con la que se trabaja durante los meses previos, para que todo esté a punto llegado el día del torneo. “Lo más importante se hace los seis meses anteriores, hay mucho trabajo de preparación, de contrataciones, de procedimientos y de anticiparse a todos los problemas que pueda haber”, contaba a SGplus el director general.

    La cuestión es que este año, como aclaraba Javier Reviriego y como quedó patente en la presentación oficial, “el principal problema son las incertidumbres”. La principal de todas es que aún no está confirmado que se pueda contar con la presencia de público. Circunstancia que, como apunta el director de Valderrama, “cambia muchísimo el montaje del evento, porque hay una serie de instalaciones que no es necesario tener”. Además, se trata de una cuestión que probablemente no se sepa hasta el último momento y obligará a hacer un montaje express. La dirección del club lo señala como “el gran reto de este año” y aunque su deseo es que “la gente pueda disfrutar del espectáculo, al final lo más importante es la seguridad y la salud de todo el mundo”. De modo que la postura del club arroja total prudencia  y paciencia, asumiendo la posibilidad de tenerse que adaptar a la evolución de los acontecimientos, quedando la opción de ser finalmente un evento solo para televisión, como viene haciendo el tour americano.  

    Esta coyuntura influye también directamente en las expectativas con respecto a la participación de jugadores. Según explicaba Reviriego, la organización del evento ha puesto en marcha “medidas extremas, los protocolos que ha implantado el European Tour para los jugadores son muy estrictos. La idea que tienen ellos es crear una burbuja en torno a los jugadores y que sea prácticamente imposible que se contagien”.

    Experiencia en la gestión

    La entrega profesional de Javier Reviriego desemboca de una clara visión vocacional desde bien joven. Ligado siempre al mundo del golf, primero como jugador profesional y después por su trabajo en otros clubes de prestigio como el Real Club de Golf de Sotogrande, Finca Cortesín o Fuerteventura Golf Resort, la llegada al Real Club Valderrama suponía llegar a la cima. Y su valoración es muy positiva: “no se me ocurre un sitio mejor para estar”. 

    Después de nueve años al frente de la gestión en Valderrama, Javier Reviriego tiene claro que se trata de su etapa de mayor evolución profesional, porque “cuando trabajas en un club como éste hay muchos focos, es un club con mucha visibilidad porque siempre ha sido una referencia. Aquí la presión es mayor, todo lo que decides tiene trascendencia y, sin duda, eso te hace madurar, ser más fuerte y te da experiencia para seguir mejorando”.

    Como él mismo dice, “nueve años dan para mucho” y tras profundas renovaciones a todos los niveles para mejorar el posicionamiento del club, la clave está en no acomodarse. Por ello las prioridades de gestión de Valderrama para seguir manteniendo los niveles de calidad se basan en “la búsqueda constante de la excelencia en la gestión, que no termina nunca y es un camino sin meta”.